Laura_05

La ilusión de Laura

La ilusión con que la Laura vivió su boda nos contagió a todas desde el momento que entró por la puerta de la tienda. Es una chica muy especial para nosotras.
Cuidó hasta el más mínimo detalle en la organización de su boda y por supuesto en ello estaba incluido lo más importante de todo, su vestido. En la primera prueba Laura no tenía un estilo muy definido del vestido que quería llevar pero sabía perfectamente lo que no quería y eso fue de gran ayuda.
Como dato curioso diremos que dos de las amigas de Laura, ya se habían casado comprándose el vestido con nosotras, Beatriz y Noelia; en la boda de Beatriz el novio de Laura le pidió que se casara con ella, en fin que las tres se casaron consecutivamente y confiaron en nosotras para elegir su vestido. La verdad es que los tres vestidos eran parecidos ya que los tres tenían volantes en la falda, pero en el fondo eran totalmente diferentes.
El cuerpo del vestido de Laura bajaba asimétricamente hasta la cadera, lo que le hacía si cabe, todavía el talle más largo y estilizado. Se ajustaba como un corsé al cuerpo. Drapeado en organza de seda natural haciendo cruces que marcaban la cintura de una manera espectacular. Este maravilloso vestido de falda de volantes confeccionado en organza de seda fue la elección por la que finalmente se decantó Laura para poner un broche de oro a otras de esas bonitas historias que cada día se asoman a las puertas de nuestra tienda.
No creo que a Laura la importe que os contemos que está embarazada y esperan a su bebé para dentro de poco así que desde aquí nuestra más sincera enhorabuena a los dos.
Edu y Marta

María la alegría personificada

A ver… como os podemos contar la boda de María. Es difícil explicar en palabras como es nuestra novia María.. pero en grandes rasgos diríamos que es la alegría personificada, su sonrisa estuvo siempre presente desde que entro por la puerta a elegir su vestido hasta que se lo llevó. En este caso como en otros muchos no fue la novia quién eligió el vestido, sino al revés, el vestido eligió a María.
Evidentemente la dulzura de María tenia que estar relacionada con una tela muy acorde con ella «el tul» , un tejido ligero de seda. El cuerpo del vestido se ajustaba ligeramente a las caderas y estaba hecho de seda, la falda eran pañuelos de tul cortados en picos lo que daba al vestido un volumen y una vaporosidad increibles. El toque angelical que necesitaba María. En el pelo llevaba una diadema de lo más original, lo curioso es que su madre también se casó con ella. El peinado era un semirecogido muy informal.
Hemos de decir que de las cosas que más nos gustaron de María fueron sus zapatos. Eligió unas bailarinas de strass verde a las que ella misma añadió una pedrería del mismo tono, vamos el toque ideal para un vestido como el suyo y por supuesto para estar cómoda. El ramo de flores elegido fué un bouquet de paniculata, pericum verde y fresias blancas, el complemento perfecto para este vestido. En Atelier novias pusimos a su alcance toda nuestra dedicación e ilusión, para que el día de su boda, fuera como ella se lo imaginó.
Gracias María por colaborar con nosotras y dejarnos contar tu historia.
Edu y Marta